Mientras nuestro cerebro sea un arcano, el Universo, reflejo de su estructura, será también un misterio
(Santiago Ramón y Cajal)


17 de agosto de 2014

Biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alhzemier es una de las patologías que más horas de investigación ha ocupado al mundo científico en las últimas décadas. Numerosos investigadores intentan encontrar los secretos de esta terrible enfermedad desde los puntos de vista más dispares: biológicos, bioquímicos, celulares, histológicos, psiquiátricos, etc.
En la actualidad hay buenas perspectivas a la hora de predecir la enfermedad utilizando marcadores biológicos localizados en el líquido cefalorraquídeo.

En los enfermos con Alzheimer, además de la disminución del número de neuronas, se detectan dos alteraciones fundamentales: el ovillo neurofibrilar, y la placa neurítica (o placa senil).
 a.-El ovillo neurofibrilar es una lesión intracelular de las neuronas piramidales principalmente. Está formado fundamentalmente por la proteína tau, que forma parte del grupo de “proteínas asociadas a microtúbulos”, que en las neuronas es clave en los procesos de morfogénesis y de transporte axonal.
b.-Las placas seniles son formaciones más o menos esféricas localizadas intercelularmente. Están formadas principalmente por los péptidos β-amiloide (Aβ) que se forman a partir de una proteína mayor denominada proteína precursora de Aβ. Los más interesantes de entre los péptidos β-amiloide, son el β-amiloide 42 (Aβ42) y el β-amiloide 40 (Aβ40)
Dicho lo anterior es lógico que los niveles de proteína tau y  de péptidos β-amiloide en el líquido cefalorraquídeo (LCR) sean punto de referencia en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.
Alois Alzheimer

Desde hace tiempo conocemos un hecho que, en principio, es sorprendente: los enfermos con Alzheimer tienen en el LCR unos niveles menores de Aβ42 que las personas sin esta patología; reforzando este hecho se ha demostrado una correlación inversa entre el número de placas seniles y la Aβ42. No obstante, esta determinación no es suficiente para detectar los primeros signos de Alzheimer ya que esta última sustancia también disminuye en las  personas que tienen algún problema que no guarda relación con la enfermedad de Alzheimer como pueden ser, entre otros, el lupus eritematoso sistémico o los  traumatismos craneoencefálicos graves.
Sin embargo, otro de los péptidos resultantes de la degradación de la proteína precursora de amiloide, el Aβ40, no modifica su concentración mientras se desarrolla esta patología.
Además, es importante añadir que los niveles de estas sustancias están sometidos a un ritmo circadiano, lo que implica que habrá que tener en cuenta este hecho a la hora de la  toma de muestras. 
En el LCR se ha estudiado la concentración de proteína tau y comprobado un marcado aumento de la misma en enfermos de Alzheimer  con respecto a los controles. Este incremento es muy significativo pero tiene el inconveniente de que no es exclusivo de esta enfermedad ya que sucede algo similar, por ejemplo, en otras patologías: enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, ictus, etc. No obstante, es más específica la subida de la concentración de la proteína tau fosforilada.
En resumen, en el LCR la disminución de la Aβ42 y los incrementos de la tau y de la tau fosforilada son claves para prever la aparición, o determinar la presencia de la enfermedad de Alzheimer.

5 comentarios:

Ignacio Herrera dijo...

Qué hay de los marcadores electrofisiológicos?
Cómo se comportan las bandas
las bandas Gamma, y Theta, y las oscilaciones en general?
Según su opinión son posibles candidatos para ser biomarcadores?

Anónimo dijo...

Hola Paco: acabo de descubrir tu blog buscando información sobre el alzheimer, que, por desgracia, me toca muy de cerca.
Es magnífico. Enhorabuena.
Un abrazo,
A. Pizarro

FRANCISCO TEIXIDÓ GÓMEZ dijo...

Alguna información se puede encontrar en estos 3 artículos:
Altered source-based EEG coherence of resting-state sensorimotor network in early-stage Alzheimer's disease compared to mild cognitive impairment.
Electroencephalogram global field synchronization analysis: a new method for assessing the progress of cognitive decline in Alzheimer's disease.
Alterations in hippocampal network oscillations and theta-gamma coupling arise before Aβ overproduction in a mouse model of Alzheimer's disease.

Un saludo
F. Teixidó

Francisco Teixidó dijo...

gracias Ana por tus palabras

Cristhian Rincón Carreño dijo...

Un interesante marcador a nivel somático sería el evaluar los niveles de mRNA de la APOE, o su variabilidad a lo largo del tiempo en las HDL sanguíneas y verificar si su cambio a nivel extraSNC se puede correlacionar con la historia natural de la enfermedad, basados en que la APOE está asociada a a la limpieza del Péptido B-Amiloide(Cold Spring Harb Perspect Med 2012; doi: 10.1101/cshperspect.a006312). Un detrimiento de su producción , vista paraclínicamente puede darnos una inferencia de lo que puede estar pasando a nivel del SNC.