Mientras nuestro cerebro sea un arcano, el Universo, reflejo de su estructura, será también un misterio
(Santiago Ramón y Cajal)


10 de noviembre de 2008

Peculiaridades agresivas

Normalmente, se suele decir de una manera muy solemne que “el hombre es el único animal que mata, aunque no vaya a comerse la presa”. Pues no es cierto, esa conducta también la tienen muchos otros animales, por ejemplo, el gato. Veamos.
Si se estimula una región del mesencéfalo que se llama sustancia gris periacueductal (SGP) se genera actividad depredadora. No obstante, hay que precisar que los sistemas cerebrales responsables de esa conducta no son los mismos que los implicados en la conducta relacionada con la alimentación; dicho de otra forma, no intervienen las mismas partes del cerebro si se mata por matar que si se hace porque se tiene hambre.
En el caso de los gatos, un canario (como Piolín) puede ser presa de un lindo gatito (como Silvestre), no para comérselo, sino por placer. Así, si se implantaban electrodos en una de las zonas del cerebro que producen agresión predatoria, los gatitos —de los que se ha dicho que no suelen atacar espontáneamente a los roedores— solo tenían conducta predatoria si se estimulaba eléctricamente esa zona y, sorprendentemente, si se provocaba la estimulación cuando el animal estaba comiendo, abandonaba el plato de pienso para gatos y se lanzaba inmisericorde contra el roedor.

1 comentario:

Vita dijo...

Joder me viene genial tu blogs para un trabajo que tengo que hacer para psicología. Y fíjate, que andaba buscando un tema sobre el que tratase mi trabajo, y creo que voy a hacerlo sobre la biología emocional, sobre la que sabía a penas nada, hasta hoy :)
Agregaré tu blog al mío.